aprenderConversar

Aprender a Conversar para Innovar

Tercer artículo para la Serie Innovación de la publicación
digital gratuita WakeUp!
 de Innova y Emprende

Como venimos viendo en esta serie de artículos sobre la innovación, tenemos un compromiso ineludible y fascinante a través de este proceso con el desarrollo de nuestra región. Innovar para el Desarrollo. Este compromiso nos implica como futuros profesionales, pero también ahora, ya, en este momento que vivimos nuestra trayectoria en la universidad. Una de las herramientas que mas necesitamos para impulsar este proceso de innovar, es la Conversación.

Conversar es un término que encierra la magia del encuentro con el otro y la explosión creativa que ocurre en ese encuentro si somos capaces de advertir su potencial.

Conversar es reunirse con otros en torno a un tema, para cambiar.

Es necesario que haya un otro, y un otro al que aceptemos su legitimidad, es decir, que le demos el derecho a ser distinto, a comportarse distinto a nosotros. Pero también, y estas son condiciones de la escucha efectiva, necesitamos una disposición a aceptar que el otro con su palabra nos transforma. Aquí se completa el círculo virtuoso de la conversación, cuando nos encontramos por medio de la palabra cambiamos. Esto que puede parecer muy abstracto, tiene comprobaciones muy concretas, biológicas, nuestro cerebro literalmente “cambia” luego de cada interacción.

En este proceso de conversar, buscamos juntos crear una nueva interpretación de la realidad, puede ser un problema, puede ser un deseo o necesidad, y es así como de esta conversación surge la innovación. De la calidad de estas conversaciones dependerá el grado de desarrollo que como sociedad podamos alcanzar.

Esto deja en evidencia, la necesaria actitud de protagonista para interpretarse a uno mismo como parte activa en la construcción de la realidad que vivimos y no sintiéndose víctima de causas externas.

Estamos planteando aquí una concepción de “conversar”, distinta de la visión funcional que se centra en la transmisión de información y sus elementos, estamos atendiendo el planteo mas poderoso del famoso biólogo Chileno Humberto Maturana, que interpreta el conversar como un proceso de “transformación en la convivencia”[i]

Es así, como de las conversaciones en que participamos, donde juegan las emociones tanto como la razón, surge la interpretación de nuestra realidad, es decir, se conforma el “lente” con el que vamos a mirar la realidad y luego armar nuestro relato.

Somos el cuento que nos contamos

y entre todos como sociedad, en el juego de nuestras conversaciones, abrimos o cerramos un mundo de posibilidades y moldeamos nuestro desarrollo.

Para avanzar en la innovación como proceso conversacional, tenemos que desterrar la idea o imagen del científico o inventor loco encerrado en un laboratorio o garaje, trabajando día y noche para descubrir la próxima gran revolución que cambiará el mundo para siempre, el llanero solitario no sirve en esta sociedad del conocimiento.

La ciencia nos da señales de que hoy el avance se dá en la intersección, podemos citar aquí como una excelente referencia de casos al libro “El Efecto Médici”. Esta intersección, son conversaciones de calidad en la construcción de nuevo conocimiento y de apertura de nuevos mundos. Así surge la biotecnología, la nanotecnología, las neurociencias, y múltiples campos de conocimiento mas.

Alejandro Permingeat, ingeniero en informática egresado de nuestra Universidad, que trabajó en el proyecto del satélite SAC-D Aquarius (que cumplió tres años en el espacio[ii]) y tuvo oportunidad de trabajar con la NASA, nos explica desde su experiencia cómo la comunicación es la clave para un profesional en este nuevo contexto y cuán importantes son las habilidades mal llamadas “blandas” al momento del ejercicio profesional. [iii]

Nos queda este gran desafío que se suma a nuestro recorrido a despertar el potencial de innovación que hay en nosotros: aprender a conversar.

Revisando nuestras conversaciones, en la calle, en nuestros hogares, en los pasillos de la universidad, podemos percibir que ya hay demasiado lugar a los problemas, las dificultades y necesidades, las causas superficiales de nuestro subdesarrollo, pero

¿Conversamos sobre posibilidades?

¿Conversamos sobre nuestro conversar?

¿Nos encontramos elaborando oraciones donde siempre hay “otro” que es el sujeto de la oración y no “nosotros” en ese lugar? 

Si no podemos vernos parte del problema, difícilmente podamos vernos como parte de la solución. Y es un cambio de observación, es un nuevo lente a través del cual mirar la realidad que nos rodea y nos toca vivir.

¿Te planteaste alguna vez la posibilidad de cambiar tu interpretación de la realidad para poder modificarla?

Recordá la definición sobre innovación de Nonaka y Takeuchi, que compartimos en el primer artículo[iv]:

“La esencia de la innovación es recrear el mundo de acuerdo a un particular ideal o visión.”[v]

¿Te puede ayudar este planteo sobre la conversación para empezar a activar tu potencial de innovación y cambiar tu mundo?

 

wakeUp_chico (1)


[i]Maturana, Humberto. “Transformación en la Convivencia”. Editorial DOLMEN, Santiago de Chile, 1999

[ii] Video realizado por INVAP con motivo de este aniversario del lanzamiento: http://www.youtube.com/watch?v=tP8uxUCji3k#t=24

[iii] El video con la entrevista a Alejandro “De Programación I a la NASA” que realizamos en Innova y Emprende, está disponible en http://www.innovayemprende.net/?p=174

[iv]Artículo “Innovar está en tus genes” en la Edición de Noviembre/13. Disponible en:  http://revista-wakeup.com/archivo

[v]Nonaka, Ikujiro, Takeuchi, Hirotaka. “The Knowledge Creating Company”. Oxford University Press, N.Y., 1995.

Be Sociable, Share!

CC BY-NC-SA 4.0
Aprender a Conversar para Innovar by Intus Legere is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.