Category Archives: Psicología

El arte de escuchar

En un contexto de tanto discurso, la escucha aparece desvalorizada y casi considerada como una “actitud pasiva” frente al otro. Nada mas alejado de la realidad, se torna muy necesario repensar la comunicación desde la escucha. Escuchar es determinante de toda la comunicación humana.

“decimos lo que decimos y los demás escuchan lo que escuchan; decir y escuchar son fenómenos diferentes” Rafael Echeverría

Continue reading El arte de escuchar

Ciclo de vida del animo de un empleado cualquiera

Mural empleados

En varios artículos anteriores fui exponiendo diferentes tópicos que hacen a la vida de las personas en las organizaciones y la complejidad en la gestión de ese ciclo de vida del empleado.
Así, en un momento los invité a conversar sobre una preocupación que recogí en diversos ámbitos por parte de empresarios o directivos de RRHH:

Continue reading Ciclo de vida del animo de un empleado cualquiera

Mini Saga #10 – Transforma tus cuestionamientos

foto de Daniel Lobo

¿Cuántas veces nos encontramos trabados en un círculo vicioso de cuestionamientos que no parece dejarnos avanzar en la aceptación de una realidad y la confrontación de ciertos condicionamientos?

Nos quedamos encerrados en un “por qué” que no termina de encontrar respuestas y sólo nos encierra en la negación y nos dirige hacia la depresión, hacia la desesperanza.

Aprendiendo de maestros. Vilas y el alto rendimiento.

Kilómetros preparándonos, de pronto Guillermo Vilas conversando con nosotros. Un tipo genial, admirado y respetado, muy querido y marplatense (aunque no haya nacido en MDP).
La conversación fue super amena, relajada, muy cálida y en lo personal, cargada de aprendizaje.
No es común conversar con alguien al que uno admira, entonces, es momento de aprender, porque cada palabra, cada reflexión que hacía, mi cerebro lo relacionaba con lo que de su vida almacena, y mezclado con las emociones del momento, generaba un anclaje muy fuerte que sin dudas me marcaba para siempre.
De lo mucho que rescato de la charla, me quedo con algunas reflexiones para compartir con todos.
Primero que es importante visualizar algo, un resultado, una visión, construirla con el pensamiento (lo cual me hizo recordar mucho las clases de Misión y Visión en Desarrollo Profesional)
Después que la palabra “tratar” no entra en los recursos linguisticos de los que tienen exito en una empresa, ellos no tratan, ellos ejecutan lo que intuyen es posible, pero claro, ese ser posible pone la valla mucho mas lejos de lo normal, esforzarse a un alto rendimiento, a poner el cuerpo y buscar la tecnica y estrategia para dar lo mejor de uno mismo.
Reconocer que se necesita ayuda, y reconocer  cuando uno no anda bien, no rinde bien, como le pasó a Vilas cuando fue por el profesor Belfonte para que lo dejara en su pico máximo ante cada competencia, lograr así la agilidad y explosión que no sentía tener.
Siempre un trabajo de introspección, siempre una reflexión sincera con uno mismo y luego la humildad de pedir ayuda.
También rescato la importancia de uno mismo y su rendimiento para poder pasar a la mirada del equipo, porque uno tiene la obligación de ser lo mejor de uno mismo para poder luego recaer en un equipo, que te reconozcan y reconocer a los demas, asi entender y pertencer.
En la vida, siempre hay alguien que nos dice basta, y lo importante es llegar a ese momento y que esa persona te diga “bien hecho, buen trabajo”. Pero hay momentos donde uno mismo debe saber decir basta, marcharse o retirarse antes que seguir deteriorándose, tal vez, el futuro de revancha, y la posibilidad de retomar algo y mejorarlo, llevarlo a otro nivel de donde lo dejamos.

El sonido de las pelotas en la cancha ponía el marco a una conversación maravillosa, y seguíamos aprovechando su gentileza, su clase que para cada uno, dejó algo particular.

Con el tiempo seguramente, revisando la conversación, sacaré mas lecciones en limpio, y seguiré compartiendo el momento con él, y con muchos de ustedes.

Y ahora con Pensamiento Complejo

¿Y ahora con Pensamiento Complejo? Preguntó mi madre.

Entiendo la pregunta. Soy curioso y se manifiesta en que soy intelectualmente inquieto. No me gusta el Status Quo y creo en el deber intelectual de desafiar los modelos de los que somos conscientes. No rechazo el conflicto, lo asumo como desafío y como transformador, creo en nuestra capacidad de “regularlo” (no resolverlo, gestionarlo o evitarlo).

Claro que no cualquiera podría comprender las bifurcaciones que tomo en mi vida en ciertos aspectos.

Continue reading Y ahora con Pensamiento Complejo

El hombre emotivo. Entendiendo las emociones.

Emocion

El hombre es un ser que vivencia siempre con una dimensión afectiva. Esta dimensión construye junto a la percepción de los hechos, nuestra realidad, la realidad del mundo al que nos enfrentamos y el que reconstruimos constantemente “teñido” de emociones. No es casual que usemos este término que deviene del latin “movere” y se ha utilizado de muy diversas formas, hasta llegar a asociarse con la motivación y los impulsos, que mantienen al hombre en tensión con el entorno. Para nuestra práctica en las negociaciones es importante destacar esta dialéctica de la construcción de la realidad. Es importante comprender que esta realidad se ofrece en perspectivas individuales y es teñida por las emociones; lo objetivo deja de ser percibible por imposiciones de nuestra propia biología y el lenguaje cobra un papel principal. Las emociones son detectables por cuanto se expresan mediante patrones fisiológicos reconocibles y estereotipados, poco controlables intencionalmente. Veamos cuál es el efecto de las emociones sobre nuestras conductas.

De acuerdo a su intensidad solemos clasificarlas en:

  1. Emociones: gran intensidad y corta duración.
  2. Sentimientos: menor intensidad pero mas estables y permanentes. Se nos presentan como “estados de ánimo” de las personas.
  3. Pasiones: gran intensidad y perduración.

Las bases neurales de los procesos emocionales implican a todas las partes del cerebro, sin embargo dos son las áreas más importantes: el hipotálamo y el cerebro límbico. Sin entrar en mayor detalle sobre este punto, para lo cual puede recurrirse a cualquier texto de neurociencias, me interesa dejar sentado este principio a efectos de situar en el contexto de nuestra fisiología, a los procesos emocionales.

Dado que es inevitable tener emociones, que el hombre vivencia en una dimensión afectiva, que todo lo que percibimos genera una emoción, sobreviene tal vez la pregunta ¿en qué nos afectan las emociones? O lo que es equivalente ¿qué funciones cumplen las emociones?

Primeramente señalaremos que ellas adaptan nuestro cuerpo y procuran mantener el equilibrio interno de nuestro organismo. Aquí se ponen en funcionamiento el sistema nervioso autónomo, el sistema endocrino, el sistema inmunológico. Así frente a la presencia de algo que implica un grave peligro para nuestra vida, todos estos sistemas intervienen preparando el organismo para una rápida reacción que actúe procurando la supervivencia, la palidez del rostro (signo de una vasoconstricción por liberación de adrenalina), dilatación de las pupilas, taquicardia, entre otros síntomas, configuran un organismo preparado para reaccionar al estímulo presentado.

Luego, señalaremos la emoción como facilitadora de una comunicación social, la expresión de las emociones conforma una comunicación con otras personas, es lo que se  refiere como metacomunicación.

Por último las emociones representan una experiencia subjetiva, mediante la cual cada uno de nosotros reconoce el estado emocional en que se encuentra pudiendo actuar en consecuencia. No es normal emitir un mensaje cuyo significado esta basado en la tristeza cuando nuestra expresión corporal es de notoria alegría y exaltación.

Como vemos las emociones nos afectan de varias maneras, cada experiencia está sujeta al modo de sentir de cada persona. Lo que determina que no son los hechos objetivos sino la interpretación subjetiva de esos mismos hechos, lo que configura la situación a la que se enfrenta el individuo.

De aquí que en cada negociación tengamos que evaluar primeramente nuestro estado emocional y cómo nos juegan/determinan las emociones el conflicto sobre el cual actuar. Pero tan importante como esto, es reconocer en las otras partes el estado emocional en el que se encuentran, cómo el conflicto los afecta emocionalmente, y si se encuentran en un estado emocional agitado. Este reconocimiento de la dimensión emocional presente en toda interacción humana (aún y primeramente en la esfera individual), es de vital importancia a la hora de plantear una táctica en la negociación, facilitando el proceso de la comunicación humana, reconociendo al otro prójimo como legítimo ser humano, completo y limitado en su naturaleza, tal cual nosotros, ambos sentados en una mesa, intentando el gran juego de la negociación, ambos en el mismo juego de la vida.

Lenguaje, pensamiento y democracia

Según el diccionario de la Real Academia Española, el lenguaje se define como el "Conjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente". Morris, en su manual de introducción a la Psicología, nos explica que este conjunto de sonidos articulados esta conformado por dos entidades : los fonemas que en nuestro idioma son 29 y los morfemas que son combinaciones de fonemas que forman palabras y es la unidad con sentido básica del lenguaje. Este conjunto es potencialmente infinito si calculamos las combinaciones posibles, la limitación surje de la realidad, es decir, la realidad tal cual los seres humanos (de acuerdo a su biología) pueden experimentar es limitada, esta limitación impone una restricción al lenguaje en tanto no requerimos de más palabras de las que necesitamos para comprender nuestra realidad. Ahora bien, la realidad de este modo se abarca con el lenguaje, permítanme no profundizar más en teorías sobre este punto, para lo cual hay mucho análisis calificado ya desarrollado, y subrayo la validez de este axioma para el fin de este artículo. 

De esta forma mejor podremos comprender la realidad, cuanto más y mejor manejo tengamos de ese recurso que representa el lenguaje. Este lenguaje, que está formado por palabras, que en definitiva son conceptos, nos ayuda a clasificar la realidad y nos permite independizarnos de los objetos en su estado más puro, nos permite abstraernos de las situaciones y por ello pensar. El pensamiento se desarrolla en el ámbito de lo simbólico, por ello el filosofo diría "somos seres que habitamos el lenguaje" (Martin Heidegger) y el guaraní llama al hombre "sonido de pié". Entonces el lenguaje moldea nuestro pensamiento el cual se vuelve luego sobre el mismo lenguaje en situaciones futuras. Es una relación de interdependencia y retroalimentación, que nos transforma constantemente. La experiencia nos enfrenta al lenguaje y la experiencia del lenguaje condiciona nuestras experiencias posteriores. De aquí que no seamos capaces de clasificar determinados aspectos de la realidad por no disponer de las categorías o distinciones conceptuales que la humanidad a traves del lenguaje pone a nuestro alcance a partir del aprendizaje. Como dice Wittgenstein "los límites de mi habla representan los límites de mi mundo". Luego, podríamos simplificar que ¿pensamos como hablamos y hablamos como pensamos? y tal vez según la conexión que la palabra tiene con el sentir, también entonces, "sentimos como hablamos".

Estos dos postulados sobre el lenguaje y el pensamiento, se encadenan fuertemente a la identidad del individuo y encierran todo el poder que el lenguaje tiene en la organización de las sociedades, el lenguaje es anterior a las naciones, y en su dialéctica vió la génesis de la ciudadanía. Esa misma fuerza vital que encarna el lenguaje, es asimismo el talón de aquiles del mismo hombre, su repliegue, su destitución nos hace retroceder en la evolución filogenética y nos quita la emoción del lenguaje, esa emoción que nos impulsa y nos retira de la pasividad. Por el lenguaje mismo transformamos realidades, por el lenguaje mismo, ese hombre que es "sonido en pié", se vuelve un hombre cultural, capaz de transformar el mundo para que éste se adpate a sus proyectos. Como advierte Ivonne Bordelois en su ensayo "El país que nos habla", "Nada mejor que destituirnos de la palabra  -asiento de la conciencia crítica- si se nos quiere convertir en ciudadanos pasivos, totalmente sometidos a las leyes del mercado" y más adelante transcribe una frase del cineasta francés Claude Chabrol: "No soy paranoico, pero en la sociedad hay una conspiración para que la gente viva una vida idiota", y continúa su ensayo diciendo "Un sistema que no nos quiere críticos ni placenteros a través del goce activo del lenguaje es un sistema que nos quiere de rodillas, ridículos, compungidos y consternados, desprovistos tanto de pasiones como de ideas propias". De allí la importancia en el cuidado de nuestro idioma, como diría Thomas Mann "La responsabilidad ante el idioma es, en esencia, responsabilidad humana". En este cuidado estamos todos involucrados, el lenguaje es ámbito del ser humano y no de un rara clase de seres o de un grupo de profesionales. Es nuestra identidad la que se juega en el lenguaje, es nuestra dignidad la que se vé atropellada por la barbarie del poder sin sentido. En el núcleo familiar, primer ámbito de adquisición del lenguaje, es donde debemos comenzar a trabajar. Es allí donde podemos conformar las primeras trincheras de esta resistencia vital. No es desde una academia, ni desde los medios, desde donde proviene la mayor resistencia a esta devastación cultural, a esta suerte de afasia léxica en la que poco a poco nos vamos sumiendo. Y cuando se acaban las palabras, sólo deviene la violencia, así nuestra evolución se torna cíclica y las formas más evolucionadas de organización social ceden poco a poco el lugar a las mas primitivas.

Si se acabaran las palabras…