Descubriendo Mundos: El Espíritu de la Toscana (I)

Cada uno que visita una parte del mundo, descubre nuevos mundos, así hay millones de relatos, cada uno con su mirada particular, porque vemos el mundo como somos, no como el mundo es. Asi, me pierdo en este relato sin caer en la sentencia inhabilitadora del “ya hay mucho escrito” porque nada está escrito por mí aún y quiero transmitirte y sumar a los relatos que ya conoces, mi propio relato, un pedazo de mi espíritu y de mis mundos. Una propia y particular “imago mundi” que se completa con nuevas experiencias cada día, y en especial, en cada viaje.

La entrada a un sueño

Florencia001

Florencia fue el ingreso a nuestro sueño de recorrer mas en profundidad este rincón del mundo. En viajes anteriores pudimos visitar algunos puntos turísticos característicos de la toscana, pero ahora nuestra intención fue sentir libremente, sin apuros, acompasando el espíritu toscano, logrando reeducar nuestra mirada, para recibir mucho de este maravilloso mundo.

Veníamos de la Costa Amalfitana, tomamos el tren de Salerno hasta Florencia y allí nos dirigimos a recoger un auto rentado para encaminarnos hacia nuestro alojamiento en Monticchiello di Pienza. Pero antes fue irresistible un paseo a pie, regresando al Ponte Vecchio, la Piazza del Duomo, el paseo por las tiendas con grandes descuentos en grandes marcas y alguna compra inevitable…

Una estancia en el paraíso

Arribo nocturno a Terre di Nano, nuestro alojamiento en Monticchiello di Pienza
Arribo nocturno a Terre di Nano, nuestro alojamiento en Monticchiello di Pienza

El paseo en Florencia se extendió, como no puede ser de otro modo, y la corrida para encontrar nuestro alojamiento con algo de luz, fue en vano, salimos atardeciendo y llegamos de noche. El camino fue como esta foto, iluminado tan solo por los faros del auto,  en el medio de campos, apenas guiados por el GPS que poco detalle arrojaba, pero teníamos las coordenadas que Giorgio (nuestro anfitrión) nos había señalado y sus indicaciones que seguimos al pie de la letra (casi sin utilizar el GPS que parecía un tanto desorientado :)

La entrada fue majestuosa como muestra la foto, y al pasar ese pórtico de pinos, el agriturismo “Terre di Nano” se nos reveló imponente.

Al llegar, no encontramos movimiento, pocas luces, el sonido del agua en una fuente y el silencio del valle…pero de Giorgio, sólo un cartel que daba cuenta del ingreso anterior a las 19hs y su celular por cualquier inconveniente… Eran las 22:30 aprox… Dimos vueltas y siguiendo una luz encontramos a nuestro anfitrión que aún nos aguardaba en su living .

Nos alojamos en la “CAMERA BARLETTAIA” una habitación en un primer piso que daba al valle, sumamente cálida y acogedora.

Esa mañana tras despertar con el sol ingresando por la ventana, bajamos dispuestos a conocer el lugar. Son pocas las palabras para describir la magia de ese entorno. La paz del lugar, la amabilidad del anfitrión, la compañía graciosa y amigable de sus perros, el valle y la invitación a contemplarlo…Un pedazo del paraíso, sin dudas.

Así comenzamos a adentrarnos en la Toscana, nuestra estancia aquí, fue la base para recorrer los pueblos cercanos y descubrir algo mas de este maravilloso lugar. Fue una decisión acertada, no es un lugar que te aparezca super popular en los sitios de consulta y reservas, de hecho llegamos a él tras investigar bastantes lugares para alojarnos y que sirva de base para nuestra idea de recorrer la región. Sabíamos que queríamos algo alejado del ruido y bullicio turístico de los grandes íconos de esta región, y la magia de los pueblos pequeños es algo que nos atrapa mucho y procuramos alternar con las postales típicas de cada lugar.  Comentario al margen, este lugar ha ganado el reconocimiento de TripAdvisor con su certificado de excelencia (2013). Quien esté pensando en recorrer esta región y hacer base en un agriturismo, este es un lugar, para nosotros es EL lugar, pero claro que debe haber otros también maravillosos. Lo recomendamos ampliamente con la certeza que nadie podrá arrepentirse de visitarlo, incluso había alojada familias con niños con quienes puden realizar diversas actividades como clases de cocina con Giorgio, que es un excelente chef !!

El vino del lugar, fruto de la uva Sangiovese, fue un muy buen acompañante de nuestras cenas en el lugar: Barlettaia y Maclura.

Los últimos recuerdos de este lugar, para dar paso a los recorridos que disfrutamos mientras hacíamos base aquí. Espero en este comienzo del relato, haberlos entusiasmado un poco con este maravilloso lugar, en agradecimiento a nuestro anfitrión por lo que vivimos en nuestra estancia en “Terre di Nano

 Recorriendo pueblos

Mientras nos alojábamos en ese maravilloso lugar, pudimos recorrer numerosos rincones de la toscana, cada uno con su encanto  particular.

Esta narración continúa en el siguiente post, con los recorridos durante nuestra estancia en Monticchielo di Pienza.

¡Hasta la próxima historia!

Be Sociable, Share!

CC BY-NC-SA 4.0
Descubriendo Mundos: El Espíritu de la Toscana (I) by Intus Legere is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.