Elegías

Visita estival

Paisaje estival

He despertado, este estío, después de la lluvia

pero en vano he intentado ver el arco iris. 

Retornen moradores de tinieblas al reposo en su légamo,

lágrimas derrama sobre mi tierra entre arrullos,

eterna enamorada,

hollando mi eternidad con su fúlgida forma

que abreva mi ánimo el relato de sus cuitas… 

Hoy al sentirme desmedrado, desvencijado, despojada antaña mi lozanía,

vuelvo a mi sueño aquietado

bebo de nuevo el brebaje del infierno

que lodo, tinieblas y gusanos me ofrecen…

Ya se aparta del tórtolo la amada

y vuelvo ya a mi lóbrega morada… 

He despertado, este estío, después de la lluvia

Pero en vano he intentado ver el arco iris. 

Lenguaje Dadá

Con un tono casi poético, pero incisiva, realista y muy crítica, María Elena Walsh me reconfortó en esta nota de la cual transcribo los dos primeros párrafos:

“Una de las actuales nodrizas del niño es la televisión, y de ella absorbe las más precarias formas de versificación, música y atropello de la sintaxis. Una seudopoesía destinada no a despertar sus sentimientos y su imaginación, sino a moldearlo como consumidor ciego de un orden social que hace y hará todo lo posible por estupidizarlo. Todos tenemos el lápiz roto y una descomunal goma de borrar ya incrustada en el cerebro. Pataleamos y lloramos hasta formar un inmenso río de mocos que va a dar a la mar de lágrimas y sangre que supimos conseguir en esta castigadora tierra.” (Ñ Revista de Cultura, Clarín, 1 de Julio de 2006.)

Personas con autoridad para hablar precisamente del lenguaje, me enseñan el camino de esta resistencia pacífica que desde las trincheras domésticas de los hogares, muchos intentamos trasladar al seno de la sociedad. Una sociedad que como señalaba en un artículo anterior está amenazada por una especie de afasia léxica que como coincide Walsh tiende a moldear consumidores estúpidos y nuevos colonizados desde la ignorancia, desde la pobreza del lenguaje, desde la limitación del pensamiento. Un autoritarismo cultural que impone “cultura hecha” desde la imagen, sin necesidad del pensamiento, tan sólo la imagen nítida y realizada de lo que no debe interpretarse sino admitirse casi dogmáticamente. El arte se reduce a una fotografía, antaño queda la poesía, los sonidos del alma que desde el lenguaje nos permiten contemplar la belleza, la posibilidad de recrear lo clásico desde la originalidad del arte. Un concepto de cultura que se pierde en el sin sentido de cuanto el hombre hace apartándose a veces de su misma dignidad.

Un dadaísmo intelectual que rechaza lo pasado y que detesta pensar en que alguna vez existió algo antes que el mismo, un hombre que pierde la noción del tiempo en la eternidad del instante que pretende vivir plenamente, un tiempo que se le inyecta al hombre negándole toda proyección posible, un aquí y ahora y un ya de un progreso que no admite etapas. El reduccionismo político traspasó el discurso para penetrar al hombre mismo en su pensamiento, la reflexión es entendida como debate donde todos hablan y nadie dialoga. Una sola causa, una sola posición, una sola solución, sin espacio para pensar. La imagen contempla la disociación del tiempo, el sonido y la misma imagen, la nueva orquesta de televisores con imágenes disjuntas y sonidos desconexos, son el trasfondo de la ligera filosofía cotidiana, la borra del café sigue intentando dibujar el destino, el cigarrillo brinda la seguridad de la armadura medieval, mientras cerramos la producción habitual de pensamiento crítico en nuestros grupos de reflexión y decimos, a lo que asentimos todos “Esto no dá para más”.

Mientras dudamos la moneda que dejar como propina, nos paramos confiados de haber trabajado por el progreso de la sociedad y el mundo y nos retiramos a casa, pronto repiten algún partido del mundial, y con suerte lo podremos ver sin interrupciones.

El hombre emotivo. Entendiendo las emociones.

Emocion

El hombre es un ser que vivencia siempre con una dimensión afectiva. Esta dimensión construye junto a la percepción de los hechos, nuestra realidad, la realidad del mundo al que nos enfrentamos y el que reconstruimos constantemente “teñido” de emociones. No es casual que usemos este término que deviene del latin “movere” y se ha utilizado de muy diversas formas, hasta llegar a asociarse con la motivación y los impulsos, que mantienen al hombre en tensión con el entorno. Para nuestra práctica en las negociaciones es importante destacar esta dialéctica de la construcción de la realidad. Es importante comprender que esta realidad se ofrece en perspectivas individuales y es teñida por las emociones; lo objetivo deja de ser percibible por imposiciones de nuestra propia biología y el lenguaje cobra un papel principal. Las emociones son detectables por cuanto se expresan mediante patrones fisiológicos reconocibles y estereotipados, poco controlables intencionalmente. Veamos cuál es el efecto de las emociones sobre nuestras conductas.

De acuerdo a su intensidad solemos clasificarlas en:

  1. Emociones: gran intensidad y corta duración.
  2. Sentimientos: menor intensidad pero mas estables y permanentes. Se nos presentan como “estados de ánimo” de las personas.
  3. Pasiones: gran intensidad y perduración.

Las bases neurales de los procesos emocionales implican a todas las partes del cerebro, sin embargo dos son las áreas más importantes: el hipotálamo y el cerebro límbico. Sin entrar en mayor detalle sobre este punto, para lo cual puede recurrirse a cualquier texto de neurociencias, me interesa dejar sentado este principio a efectos de situar en el contexto de nuestra fisiología, a los procesos emocionales.

Dado que es inevitable tener emociones, que el hombre vivencia en una dimensión afectiva, que todo lo que percibimos genera una emoción, sobreviene tal vez la pregunta ¿en qué nos afectan las emociones? O lo que es equivalente ¿qué funciones cumplen las emociones?

Primeramente señalaremos que ellas adaptan nuestro cuerpo y procuran mantener el equilibrio interno de nuestro organismo. Aquí se ponen en funcionamiento el sistema nervioso autónomo, el sistema endocrino, el sistema inmunológico. Así frente a la presencia de algo que implica un grave peligro para nuestra vida, todos estos sistemas intervienen preparando el organismo para una rápida reacción que actúe procurando la supervivencia, la palidez del rostro (signo de una vasoconstricción por liberación de adrenalina), dilatación de las pupilas, taquicardia, entre otros síntomas, configuran un organismo preparado para reaccionar al estímulo presentado.

Luego, señalaremos la emoción como facilitadora de una comunicación social, la expresión de las emociones conforma una comunicación con otras personas, es lo que se  refiere como metacomunicación.

Por último las emociones representan una experiencia subjetiva, mediante la cual cada uno de nosotros reconoce el estado emocional en que se encuentra pudiendo actuar en consecuencia. No es normal emitir un mensaje cuyo significado esta basado en la tristeza cuando nuestra expresión corporal es de notoria alegría y exaltación.

Como vemos las emociones nos afectan de varias maneras, cada experiencia está sujeta al modo de sentir de cada persona. Lo que determina que no son los hechos objetivos sino la interpretación subjetiva de esos mismos hechos, lo que configura la situación a la que se enfrenta el individuo.

De aquí que en cada negociación tengamos que evaluar primeramente nuestro estado emocional y cómo nos juegan/determinan las emociones el conflicto sobre el cual actuar. Pero tan importante como esto, es reconocer en las otras partes el estado emocional en el que se encuentran, cómo el conflicto los afecta emocionalmente, y si se encuentran en un estado emocional agitado. Este reconocimiento de la dimensión emocional presente en toda interacción humana (aún y primeramente en la esfera individual), es de vital importancia a la hora de plantear una táctica en la negociación, facilitando el proceso de la comunicación humana, reconociendo al otro prójimo como legítimo ser humano, completo y limitado en su naturaleza, tal cual nosotros, ambos sentados en una mesa, intentando el gran juego de la negociación, ambos en el mismo juego de la vida.

Lenguaje, pensamiento y democracia

Según el diccionario de la Real Academia Española, el lenguaje se define como el "Conjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente". Morris, en su manual de introducción a la Psicología, nos explica que este conjunto de sonidos articulados esta conformado por dos entidades : los fonemas que en nuestro idioma son 29 y los morfemas que son combinaciones de fonemas que forman palabras y es la unidad con sentido básica del lenguaje. Este conjunto es potencialmente infinito si calculamos las combinaciones posibles, la limitación surje de la realidad, es decir, la realidad tal cual los seres humanos (de acuerdo a su biología) pueden experimentar es limitada, esta limitación impone una restricción al lenguaje en tanto no requerimos de más palabras de las que necesitamos para comprender nuestra realidad. Ahora bien, la realidad de este modo se abarca con el lenguaje, permítanme no profundizar más en teorías sobre este punto, para lo cual hay mucho análisis calificado ya desarrollado, y subrayo la validez de este axioma para el fin de este artículo. 

De esta forma mejor podremos comprender la realidad, cuanto más y mejor manejo tengamos de ese recurso que representa el lenguaje. Este lenguaje, que está formado por palabras, que en definitiva son conceptos, nos ayuda a clasificar la realidad y nos permite independizarnos de los objetos en su estado más puro, nos permite abstraernos de las situaciones y por ello pensar. El pensamiento se desarrolla en el ámbito de lo simbólico, por ello el filosofo diría "somos seres que habitamos el lenguaje" (Martin Heidegger) y el guaraní llama al hombre "sonido de pié". Entonces el lenguaje moldea nuestro pensamiento el cual se vuelve luego sobre el mismo lenguaje en situaciones futuras. Es una relación de interdependencia y retroalimentación, que nos transforma constantemente. La experiencia nos enfrenta al lenguaje y la experiencia del lenguaje condiciona nuestras experiencias posteriores. De aquí que no seamos capaces de clasificar determinados aspectos de la realidad por no disponer de las categorías o distinciones conceptuales que la humanidad a traves del lenguaje pone a nuestro alcance a partir del aprendizaje. Como dice Wittgenstein "los límites de mi habla representan los límites de mi mundo". Luego, podríamos simplificar que ¿pensamos como hablamos y hablamos como pensamos? y tal vez según la conexión que la palabra tiene con el sentir, también entonces, "sentimos como hablamos".

Estos dos postulados sobre el lenguaje y el pensamiento, se encadenan fuertemente a la identidad del individuo y encierran todo el poder que el lenguaje tiene en la organización de las sociedades, el lenguaje es anterior a las naciones, y en su dialéctica vió la génesis de la ciudadanía. Esa misma fuerza vital que encarna el lenguaje, es asimismo el talón de aquiles del mismo hombre, su repliegue, su destitución nos hace retroceder en la evolución filogenética y nos quita la emoción del lenguaje, esa emoción que nos impulsa y nos retira de la pasividad. Por el lenguaje mismo transformamos realidades, por el lenguaje mismo, ese hombre que es "sonido en pié", se vuelve un hombre cultural, capaz de transformar el mundo para que éste se adpate a sus proyectos. Como advierte Ivonne Bordelois en su ensayo "El país que nos habla", "Nada mejor que destituirnos de la palabra  -asiento de la conciencia crítica- si se nos quiere convertir en ciudadanos pasivos, totalmente sometidos a las leyes del mercado" y más adelante transcribe una frase del cineasta francés Claude Chabrol: "No soy paranoico, pero en la sociedad hay una conspiración para que la gente viva una vida idiota", y continúa su ensayo diciendo "Un sistema que no nos quiere críticos ni placenteros a través del goce activo del lenguaje es un sistema que nos quiere de rodillas, ridículos, compungidos y consternados, desprovistos tanto de pasiones como de ideas propias". De allí la importancia en el cuidado de nuestro idioma, como diría Thomas Mann "La responsabilidad ante el idioma es, en esencia, responsabilidad humana". En este cuidado estamos todos involucrados, el lenguaje es ámbito del ser humano y no de un rara clase de seres o de un grupo de profesionales. Es nuestra identidad la que se juega en el lenguaje, es nuestra dignidad la que se vé atropellada por la barbarie del poder sin sentido. En el núcleo familiar, primer ámbito de adquisición del lenguaje, es donde debemos comenzar a trabajar. Es allí donde podemos conformar las primeras trincheras de esta resistencia vital. No es desde una academia, ni desde los medios, desde donde proviene la mayor resistencia a esta devastación cultural, a esta suerte de afasia léxica en la que poco a poco nos vamos sumiendo. Y cuando se acaban las palabras, sólo deviene la violencia, así nuestra evolución se torna cíclica y las formas más evolucionadas de organización social ceden poco a poco el lugar a las mas primitivas.

Si se acabaran las palabras…

Hablemos de relaciones

En este espacio vamos a intercambiar ideas, opiniones y articulos sobre redes sociales. Debo confesarles que día a día es un tema que me apasiona cada vez más. Creo que no está debidamente trabajado ni el ámbito académico ni tampoco en el empresarial, donde este tema posee un amplio potencial como lo demuestran los distintos estudios realizados en torno a las Organizaciones de Conocimiento (Knowledge Organizations), el Marketing Viral, el nuevo paradigma de Liderazgo, servicios de empresas como VisiblePath, portales de networking como eConozco, sitios como CiteSeer, en fin , si uno comienza a investigar sobre el tema verá que hay cientos de aplicaciones de un tema que se enraiza con la naturaleza misma del hombre y por ende está presente donde haya un hombre. Pero el punto más interesante es la utilidad proactiva es la capacidad de proyección, análisis e inferencia que nos brinda la sistematización de una red social. Tal como dice el slogan "It´s not what you know, it´s Who you know". Diariamente empleamos esta máxima, sin ella no podríamos concluir ninguna de las tareas diarias, ya sea directa o indirectamente, vivimos en constante relación. ¿De qué nos sirve sistematizar nuestras relaciones? ¿De qué serviría visualizar una compleja maraña de figuras geométricas coloreadas y arcos dirigidos coloreados y engrosados? ¿Qué tipo de información podemos obtener de una carta de relaciones (a la manera de una cartografía social)? Les dejo el pié para que comencemos el camino de este Blog y podamos enriquecernos del conocimiento, la experiencia, o la inventiva de muchos. Espero tener novedades de Uds pronto!!!

Qué nos pasa?

Me gustaría plantear primeramente la necesidad de retomar un ejercicio arcaico y que ya en deshuso perece como una perla auténtica en lo recóndito de un mar cada vez mas profundo.
La perla del pensamiento en el mar de la ignorancia.

¿Qué nos pasa?
¿Es que preferimos desoir el constante susurro del tiempo que nos recuerda “Tú también morirás”?
Esa preocupación que el poeta expresaba (en una actitud de aceptación estoica) en su Soneto:

Ya formidable y espantoso suena,
dentro del corazón, el postrer día;
y la última Hora, negra y fría,
se acerca, de temor y sombras llena.
O en su Salmo XIX :

¡Cómo de entre mis manos te resbalas!
¡Oh, cómo te deslizas, edad mía!
¡Qué mudos pasos traes, oh muerte fría,
pues con callado pie todo lo igualas!

(F.De Quevedo)

Como siglos mas tarde Unamuno escribirá “Vendrá viniendo con venir eterno

¿Es que se puede acallar este lamento?
O como leí en un blog de una chica alegre, simplemente estamos cansados de preguntas sobre ¿para qué vivo? Claro está, podemos estar cansados luego de un arduo ejercicio… ¿realmente hicimos ese ejercicio?
En la sociedad actual se impuso un relativismo moral que desplaza toda noción de trascendencia, las que quedan para gente triste y desesperada , discípulos de Spencer. ¿O, tal vez, admitimos los postulados de Wittgenstein? Nuestra vida es muy corta … Nada puede decirse sobre lo que no es…

Mientras, aceleramos el progreso tecnológico, y olvidamos a muchos en el camino; No importa, “esos” tienen que existir para que halla progreso… Si Africa no existiera, si Sudamérica pudiera organizarse y progresar y ordenarse y respetarse (demasiados verbos ¿verdad?), dónde podrían experimentar previo al desarrollo, o contra quienes podrían experimentar. ¿Cuántos miles de millones de dólares se gastan en mega expediciones y grandiosos proyectos espaciales, para descubrir algún planeta en el más recóndito lugar del espacio, que nos pueda revelar algo sobre lo que no aceptamos como Misterio sino como capricho de un instante de la nada? Mientras tanto millones de niños mueren por causas evitables. En un mundo que conjuga la opulencia mas amoral con la miseria mas desdignificante, la pregunta profunda del ser, la preocupación histórico-filosófica de la humanidad, es mejor que quede fijado en papel teñido de amarillo-tiempo y lejos de las carreteras de la diversión… ¿que llevan adónde? No preocupa, ya no importa el después sino el hoy, y este hoy, el ahora de cada uno de nosotros ni tan siquiera el ahora de la humanidad (cóctel de existencialismo y materialismo).

En este contexto que comienzo a plantear, les dejo la pregunta que comenzara esta reflexión para sumar vuestras opiniones y preocupaciones en el diálogo que nos enriquezca y sea promisorio de un despertar de nuestra dormida inteligencia

Recuerde el alma dormida,
avive el seso e despierte
contemplando
cómo se passa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando;

¿Qué nos pasa?

Bienvenidos

Gracias por tomarse un tiempo para leer este blog. Hay determinados temas que me interesa desarrollar en este blog y así enlazarnos con otros de ustedes a quienes les interese algo del contenido que les voy a proponer aqui. Siempre tomando como base algunos principios. Uno primordial es la Humildad. Frente al conocimiento la Humildad nos permite crecer. Una regla de oro para esto de comunicarnos: como diría Jack Welch "Voz y Dignidad". Voz porque todos los seres humanos queremos ser escuchados, queremos decir lo que sentimos, lo que pensamos. Dignidad porque todos deseamos ser respetados por nuestro trabajo, por nuestra individualidad. Así llego a lo último que dejo planteado como inicio de este blogg: Diversidad. "La realidad",decía Ortega y Gasset, "se ofrece en perspectivas individuales".
Por ello uniendo todos los conceptos enciendo el faro que ilumina este blog:

"Humildad frente a la naturaleza y la expresión en ella de nuestra maravillosa individualidad"

¡Gracias!

Co-Creaciòn de Pensamiento. Apertura de mundos.